Uso del minoxidil y efecto shedding

efecto shedding

La caída del cabello es algo frecuente en una gran parte de la población. A pesar de ello, a nadie le gusta perder pelo, por lo que, normalmente, se intenta poner remedio. En los últimos años, la aparición de tratamientos como el minoxidil ha sido transcendental para frenar de lleno su caída. Debemos analizar primeramente el tipo de caída, ya que, como dijimos en un post anterior, es mejor utilizarlo para rellenar pequeñas alopecias que para aquellas zonas de entradas. En ese caso, lo mejor es realizar un injerto capilar, obteniendo un resultado mucho mayor.

Minoxidil es un tratamiento aplicable tanto en hombres como en mujeres. Es ideal para alopecias puntuales ocasionadas por algún trastorno alimenticio, estrés, enfermedad o, incluso, después del embarazo. Al aplicarlo es totalmente normal notar picor en el cuero cabelludo, ya que es un tratamiento que posee alcohol y provoca sequedad, llegando a irritar y enrojecer el cuero cabelludo. A veces, por la falta de cabello, bien sea entradas o bien en las zonas donde está empezando a nacer el pelo, puede que sea mucho más visual. Te recomendamos que no utilices minoxidil durante el embarazo ni la lactancia.

 

Fases del crecimiento capilar:

El cabello pasa por varias fases desde su nacimiento hasta su caída, siendo las siguientes:

  • La primera fase es la anágena, producida cuando el pelo nace. Su duración es de varios años.
  • La segunda es la fase catágena, donde el pelo crece pero a un ritmo más lento. Esta fase dura dos o tres semanas.
  • La tercera fase es la telógena, con una duración de tres meses aproximadamente, que es la fase de reposo.
  • Por último, la fase exógena, donde se produce la caída del cabello, sustituyéndolo por nuevos cabellos que vayan naciendo.

* La duración de las fases es aproximada y depende de la persona.

 

Debemos tener en cuenta que cada folículo empieza su fase en un momento determinado, encontrándose cada uno en una fase diferente y siendo su duración aproximada.

 

¿Qué papel juega el minoxidil en esto?

Este tratamiento estimula la circulación de los vasos sanguíneos de cada folículo capilar. Tras ello, el ciclo capilar se modifica, disminuyendo la fase donde el cabello se pierde y haciendo más duradera aquella en la que nace, produciéndose un aumento del número de cabellos, así como del volumen. Eso sí, no podemos olvidarnos de aplicarlo todos los días.

 

¿Qué es el efecto shedding y cómo afecta a mi cabello?

Shedding proviene de verbo sheed, cuyo significado es desprender. Como hemos dicho, minoxidil acorta la fase telógena y exógena, perdiéndose los cabellos que se encuentran aquí antes de que nazcan nuevos cabellos más fuerte, sanos y duraderos para que nuestro pelo luzca radiante. No tenemos de qué preocuparnos por la pérdida de cabello, ya que el pelo que se pierde, por lo general, está debilitado, estimulando el nacimiento de nuevos cabellos. Por ello, el minoxidil no empieza a hacer efecto hasta pasados unos meses, por lo que no debemos preocuparnos si no vemos beneficios o, incluso, parece que retrocedemos al inicio del tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *