Mitos más comunes cuando debemos realizarnos un injerto capilar

injerto-capilar-evolucion

Se nos cae mucho el pelo, vamos a un especialista y probamos mil fórmulas sin éxito. Parece que no tiene otra solución más que realizarnos un injerto capilar. En ese momento es cuando empezamos a leer o escuchar afirmaciones que parecen reales. El miedo nos invade, nos llenamos de perjuicios, pero ¿realmente cuáles son ciertos? Hoy, vamos a contarte los mitos más comunes a los que nos enfrentamos en este sentido.

Lo primero que tienes que plantearte es dónde vas a realizarte el injerto capilar, analizando tanto la clínica como el presupuesto estimado. Una opción muy recomendable puede ser Turquía, ya que destaca por ser el destino principal a la hora de realizar un injerto capilar por su experiencia y tradición.

Cuando nos realizamos un injerto capilar los riesgos son mínimos, aunque existen. Los más frecuentes son cicatrices, infecciones o sangrado. Por ello, debes elegir a profesionales con experiencia y referencias positivas.

 

¿Cuáles son los mitos más comunes cuando nos vamos a realizar un injerto capilar?

 

Mientras más calvo mejor

Es totalmente falso, ya que para realizar un injerto capilar necesitamos pelo de donde trasplantar y si no tenemos, difícilmente podremos hacerlo.

 

Los mayores no pueden realizar un injerto capilar

Para nada es así. De hecho, se recomienda realizar un injerto capilar a partir de los 30 años, ya que, antes de esa edad, la información recibida puede ser que tiene que caerse, perdiendo el pelo nuevamente a corto o medio plazo.

 

Cicatrices a la vista de todos

Dependerá de la clínica elegida, del método y de la experiencia del profesional. Si el injerto lo realiza un profesional con experiencia no debería quedar ninguna cicatriz. Esta será visible si nos lo realizamos con técnicas antiguas (FUT) o por profesionales poco cualificados.

evolucion implante capilar

evolucion implante capilar

 

La intervención es dolorosa

Otro mito, ya que cuando realizamos un injerto capilar, los pacientes tienen la zona anestesiada. Es una intervención larga pero no dolorosa. Pasa lo mismo con el post operatorio, aunque aquí debemos prestar especial atención al proceso a seguir, ya que es la fase crucial.

 

Si nos realizamos un injerto capilar, perderemos el pelo

Cuando empezamos a quedarnos calvos es porque el folículo de la parte superior de la cabeza tiene información de que se tiene que desprender a partir de x momento. Esto no significa que la calvicie sea en toda la cabeza. El folículo del resto de la cabeza no tiene porqué interpretar lo mismo. No obstante, En FueCapilar te damos una garantía por escrito que puedes consultar aquí.

 

El pelo injertado no crece

Aquí debes informarte sobre el procedimiento y verás cómo es una afirmación totalmente falsa. El injerto capilar usa pelo “vivo”, no un pelo de peluca fijo de por vida. Lo que se trasplanta es el folículo capilar, por lo que el comportamiento será el mismo que el del cuerpo.

 

Adiós a la vida deportiva

Si llamas decir adiós al deporte un mes, sí, tienes que despedirte, pero más bien es un “hasta pronto”. No es para siempre. A partir del mes ya puedes hacer una vida totalmente normal. Simplemente deberás evitar algunas sustancias o esfuerzos que te podrían perjudicar como el cloro de las piscinas o golpear el balón con la cabeza violentamente.

 

Los injertos capilares son para hombres únicamente

Los hombres son más propensos a padecer alopecia que las mujeres, por lo que son más asiduos a realizarse este tipo de intervenciones, pero eso no significa que las mujeres no pierdan el pelo ni se realicen injertos capilares. El proceso y los resultados son iguales para ambos sexos.

 

Tendré una larga melena al salir del quirófano

¡Falso! Los resultados tardan un tiempo, ya que el pelo debe crecer, coger volumen y fuerza. Los resultados dependen de la persona, de su alimentación, deporte, estrés, horas de sueño o higiene capilar entre otros factores, aunque empiezan a ser visibles a los 8 meses aproximadamente.

 

Los injertos de pelo realizados en Turquía no tienen garantía ni calidad, por eso tienen ese precio

Es uno de los mitos más escuchados. Turquía es un país con mucha más experiencia en este sector, existiendo multitud de clínicas. Sus precios son más competitivos, ya que tienen que ajustarlos a las opciones disponibles, la cantidad de especialistas existentes o la economía del país.

Esperamos que tras leer esto desaparezcan tus miedos y decidas dar ese paso con mucha más confianza y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *